La guerra entre el humor y la credibilidad

¿Hasta qué punto vale el humor? Personalmente, muchas veces me he encontrado con publicaciones compartidas por mis amigos en el muro de Facebook: “Las frases off the record de Suárez”. Ojos de admiración. Pero de pronto me encuentro esto. Y claro, te ríes. Pero no es verdad y te lo venden de la misma forma que lo que sí debería ser verdad.

Pongamos el ejemplo de la reciente muerte de Rita Barberá. Muchos de mis contactos pensaban que era una broma de este tipo de medios de comunicación, o medios de humor, mejor dicho. El Mundo Today no ha podido resistirse a esta suculenta información y ha hecho una de las suyas:captura-de-pantalla-4

Pero el debate va más allá de la ética periodística a la hora de abordar la muerte de una persona. El debate se abre en el momento que el periodismo pierde credibilidad debido a este tipo de medios. Es humor, sí. Pero siempre cabe la duda de si la noticia es obra de un profesional, o si el humor va más allá de las imágenes.

 

 

Anuncios
Estándar

Sexismo en los medios de comunicación

Lo vimos en la crónica del periodista de El Correo en la que se refería a la cantante PJ Harvey como “chiquita, flaquita y minifaldera”; el sexismo en los medios de comunicación sigue siendo habitual en pleno siglo XXI. De manera frecuente, las mujeres son cosificadas, quedando reducidas a “las novias de” o mujeres florero. Persisten los estereotipos, los clichés,  las constantes referencias al físico y las comparaciones. Por desgracia, esta actitud de la prensa no hace más que fomentar las desigualdades ya existentes en la sociedad entre hombres y mujeres.

El suplemento S-Moda de El País publicó un artículo al respecto. En él se recogen varios ejemplos de sexismo en la prensa, pero destacamos esta entrevista de la actriz española Michelle Jenner en El Heraldo de Aragón, sin ir más lejos.

ckqm0jvxiaabgvl

Foto: Twitter @LarisaOtero

“Tanto tiempo esperando para hacerle una entrevista y ahora que la tengo aquí me quedo en blanco mirándole a los ojos”… “Son cristalinos, como las playas del Caribe”… “Son tan claros que hasta se ven las palmeras y los cocoteros”… “No es difícil enamorarse de usted”… Esto es tan solo el comienzo de la entrevista, pero no hay más que ver las seis primeras preguntas para comprobar que el periodista se “lució”.

Más tarde, eldiario.es publicó este polémico artículo firmado por @Barbijaputa en el que se invertían los papeles. Lo que a priori parecía una crónica del paso del “bello Rafa Nadal” por los Juegos Olímpicos de Río, era en realidad una reivindicación en contra del sexismo en los medios de comunicación. Tirando de sarcasmo, el artículo deja fragmentos como este: “Ataviado con un pantaloncito blanco que nos dejaba entrever sus bonitos muslos tostados por el sol, el novio de Xisca se esforzó todo lo que pudo, pero no lo consiguió”.

Estándar

La manipulación que compramos

Sin periodismo, sin información plural, no existe la democracia. Pero hablamos de periodismo real. Del que patea las calles buscando informaciones de interés público, del que informa y forma a la población sobre hechos que afectan en más o menos medida a sus vidas. ¿Qué pasa cuando el periodista está sujeto a intereses de terceras empresas?

banco-santander-compra-portada-de-siete-diarios-de-espana

En primer lugar, debemos hablar de la financiación de los periódicos. Gran parte de ella se sustenta en la publicidad. Esto hace que los medios dependan de las empresas que aparecen en sus páginas. Pero hay que tener bien clara la diferencia entre publicidad e información. Muchos periódicos no lo tienen tan en cuenta e incluyen en algunas de sus páginas, o incluso portadas, publicidad de algunas empresas a modo de información, de manera que el lector recibe los anuncios de la misma forma con la que recibe las noticias con las que se informa.captura-de-pantalla-2

Las empresas saben cómo atraer y cómo manipular la información que nos ofrecen los medios. Y si no piensa, ¿cuántas veces has visto en un periódico hablar mal de una empresa que le compra publicidad?

Estándar

Claves para informar correctamente sobre los refugiados

Los medios de comunicación tienen una gran responsabilidad a la hora de informar sobre situaciones complicadas, como la crisis de los refugiados. Los periodistas deben ser cuidadosos con el lenguaje que utilizan puesto que la forma en la que narran un hecho influye en la comprensión e interpretación que la audiencia hace del mismo.

Para empezar, no es lo mismo hablar de refugiados que de migrantes. Según la Fundación del Español Urgente (Fundéu), refugiado se aplica al que huye por un conflicto o por persecución política, por lo que no equivale a inmigrante, que es cualquier persona que llega a un país para fijar su residencia en él”. Es decir, “dado que no todos los refugiados buscan establecerse en otro país, sino que solo huyen por su propia seguridad, es impropio llamarlos inmigrantes”.

 

21076572708_fa08b3e69e_b

Fotografía: Ética Segura

 

Las historias y los motivos por los que estas personas están entrando en Europa son diversos, pero ni unos ni otros son terroristas. Resulta una obviedad, ya que precisamente están huyendo del horror de la guerra, pero parece que algunos no lo tienen tan claro.

Ocurre lo mismo cuando se habla de musulmanes e islamistas. No es lo mismo. Y muchas veces la prensa da pie a estas confusiones haciendo un uso erróneo de los términos. Musulmán es “aquel que cree en la religión de Mahoma”, mientras que islamista “hace referencia a los musulmanes integristas”, como indica la Fundéu. Esta y otras diferencias entre árabe, musulmán, islámico e islamista están recogidas en este artículo.

Es importante aclarar estas diferencias así como evitar las expresiones de odio. No es lo mismo hablar de “personas” que de “hordas”, “oleadas” o “enjambres”. Por esa razón, asociaciones como Acnur o La Red de Periodismo Ético (EJN, por sus siglas en inglés) han publicado una serie de pautas y recomendaciones para facilitar a los medios la tarea de cubrir las informaciones sobre los refugiados.

Estándar

¿Cultura popular o incultura?

“Así han vivido en Podemos la ‘cobra’ de Bisbal a Chenoa”. Este titular pertenecce a una noticia del Huffington Post pero, como bien señala Elvira Lindo en este artículo de El País, no fue el único medio en considerar este hecho digno de ser noticia.

Lo preocupante es que el titular del Huffington Post no quedó como algo anecdótico sino que se hizo un seguimiento de la noticia, incluso abriendo una votación para  ver si hubo o no hubo ‘cobra’. Para ver lo patético de la situación, la historia se puede leer aquí, aquí, aquí y aquí.

1478164202_791598_1478169117_noticia_normal_recorte1elpais

Foto: El País

¿Deben entrar los medios de comunicación en este juego? ¿Nos estamos volviendo locos? Lo que más audiencia tiene se ha convertido en lo que importa y los medios de masas son cómplices de esta situación. La cultura de masas se traduce más bien en incultura.

Los medios de información, como su propio nombre indica, tienen como función principal mantener al público informado. Sin embargo, están apostando por el entretenimiento y por ofrecer lo que demanda la masa en detrimento de los contenidos de calidad. Cabe preguntarse, entonces, si el periodismo está cumpliendo su función y en especial en el caso de la televisión pública.

En este otro artículo, Diego A. Manrique hace una contraposición entre la televisión pública británica y la española.  La BBC conmemora el primer aniversario de la muerte de David Bowie con un ciclo de programas de televisión y radio, mientras que TVE celebra los 15 años de Operación Triunfo con un ‘corta y pega’.

En conclusión, los medios de masas están faltando a sus funciones y abocando a la incultura a un público que no deja de ser el principal responsable.

 

Estándar

Sobre memes y mi libertad de expresión

Como si de una broma se tratara, los medios de comunicación de todo el mundo se hacen eco de la propuesta del PP de prohibir los memes. Pero no, no es broma. Se amparan en el “derecho al honor y a la intimidad personal” para defender que lo memes deberían ser delito. La libertad de expresión no es “cosa mayor, es decir, es cosa menor”, según diría Mariano.

captura-de-pantalla-1

A Rajoy no le gusta que le comparen con Mario Bros. Y no nos extraña. El humor tiene tal poder que es capaz de sacar toda la mierda que hay debajo de la alfombra con una sonrisa.

rajoy-meme

Fuente: El Confidencial.

Sin el humor, ¿qué nos queda?

memes

Fuente: Humor indignado.

En defensa de mi derecho a opinar, a informarme y saber la verdad, y sobre todo, a reír…¡Larga vida a los memes!

Estándar

De machitos y minifaldas

El último en ir de machito en esto de las crónicas musicales ha sido el periodista Óscar Cubillo de El Correo. En su artículo del concierto de PJ Harvey en el BIME Live, celebrado el pasado fin de semana, describe a la artista como “chiquita, flaquita y minifaldera”.

La historia no queda ahí, sino que reitera en varias ocasiones que son 10 los hombres que la acompañan y conforman su “nutrida banda masculina”. Y deshaciéndose en halagos hacia ellos, continúa con la crónica, “lo consiguió al frente de una banda nutrida, elegante, madura y masculina”. Como si hubieran salvado la actuación, como si PJ Harvey no supiera cautivar al público ella misma.

¿Y la crítica musical? ¿Había que entrar en valoraciones sobre su vestuario o hacer hincapié tantas veces en el hecho de que su banda estuviera compuesta por 10 hombres? ¿Se está juzgando la interpretación o a la propia PJ Harvey?

Compañeros como Nacho Vegas mostraron su apoyo a la británica públicamente.

14947421_1807795256166574_7393393989817721287_n

Foto: Facebook de ‘Muy Bastas’.

 

Estándar