Sobre memes y mi libertad de expresión

Como si de una broma se tratara, los medios de comunicación de todo el mundo se hacen eco de la propuesta del PP de prohibir los memes. Pero no, no es broma. Se amparan en el “derecho al honor y a la intimidad personal” para defender que lo memes deberían ser delito. La libertad de expresión no es “cosa mayor, es decir, es cosa menor”, según diría Mariano.

captura-de-pantalla-1

A Rajoy no le gusta que le comparen con Mario Bros. Y no nos extraña. El humor tiene tal poder que es capaz de sacar toda la mierda que hay debajo de la alfombra con una sonrisa.

rajoy-meme

Fuente: El Confidencial.

Sin el humor, ¿qué nos queda?

memes

Fuente: Humor indignado.

En defensa de mi derecho a opinar, a informarme y saber la verdad, y sobre todo, a reír…¡Larga vida a los memes!

Anuncios
Estándar

De machitos y minifaldas

El último en ir de machito en esto de las crónicas musicales ha sido el periodista Óscar Cubillo de El Correo. En su artículo del concierto de PJ Harvey en el BIME Live, celebrado el pasado fin de semana, describe a la artista como “chiquita, flaquita y minifaldera”.

La historia no queda ahí, sino que reitera en varias ocasiones que son 10 los hombres que la acompañan y conforman su “nutrida banda masculina”. Y deshaciéndose en halagos hacia ellos, continúa con la crónica, “lo consiguió al frente de una banda nutrida, elegante, madura y masculina”. Como si hubieran salvado la actuación, como si PJ Harvey no supiera cautivar al público ella misma.

¿Y la crítica musical? ¿Había que entrar en valoraciones sobre su vestuario o hacer hincapié tantas veces en el hecho de que su banda estuviera compuesta por 10 hombres? ¿Se está juzgando la interpretación o a la propia PJ Harvey?

Compañeros como Nacho Vegas mostraron su apoyo a la británica públicamente.

14947421_1807795256166574_7393393989817721287_n

Foto: Facebook de ‘Muy Bastas’.

 

Estándar

Machismo 2.0

“Llora como mujer lo que no supiste defender como hombre”. El origen de esta frase se remonta a la reconquista de Granada en 1942. Boabdil, el último monarca del último reino musulmán caminaba hacia el exilio mientras le gritaban la famosa frase. Obviando el hecho de que la sociedad ha avanzado mucho en materia de igualdad desde esa época, es totalmente inadmisible que esta famosa frase aparezca en el titular del editorial de un diario. Por mucha historia que tenga.

Nos referimos en concreto al editorial de el diario El Correo, en el que la frase sexista va dedicada a un Pedro Sánchez derrotado, no como si fuera el último monarca de un reino musulmán, si no el último secretario general del PSOE.

21121_967_544

Muchos dirán que es ironía, que no tiene nada de malo estereotipar mediante el género una necesidad biológica tan corriente como llorar, o que a las “feministas” se nos está yendo de las manos. Una cosa está clara y es que el machismo solo tiene su fin en la educación y con titulares como este jamás podremos alcanzar una sociedad igualitaria entre los dos sexos. Por muy bromista que sea.

Estándar

No todo vale en la guerra por atraer lectores

Una de las primeras cosas que se aprende en las facultades de Periodismo es que los titulares tienen que enganchar al lector, ser atractivos. Cada vez es más habitual ver en las redes sociales titulares del estilo a “las 10 claves…”, seguidos de un enlace para acceder a la noticia completa. Aunque esta muchas veces no tiene nada que ver con lo que se anunciaba en el titular.

Recuperamos un artículo publicado por El País a raíz del anuncio del divorcio de Angelina Jolie y Brad Pitt y el tirón que tuvo en los medios. Todos se hicieron eco de su separación, dejando de lado otras cuestiones de mayor relevancia informativa. Desde el Financial Times, que lo calificó como el “divorcio que sacudió al mundo”, hasta la CNN o The New York Times. La periodista Emma Roller, que colabora en la sección de opinión de este último, hizo estallar la polémica con un tuit como detonante.

1475156982_489873_1475164362_noticia_normal_recorte1

Foto: El País

“Guau, fue por esto por lo que Angelina rompió”, escribió. Hasta aquí todo normal. Sin embargo, a continuación se incluía el enlace a un reportaje de investigación que desvelaba que Trump desvió fondos de su fundación benéfica para pagar las facturas de pleitos legales relacionados con sus negocios. Parece que los meses y meses de investigación de David Fahrenthold no podían competir con la ruptura del año.

Pero no todo vale en esta guerra para atraer lectores. ¿Se puede engañar al lector con un titular que no se corresponde con la noticia para desviarle a otra información -y que, en este caso, no tiene nada que ver-? ¿Se puede mezclar investigación con prensa rosa y sensacionalismo? No es serio. Y además perjudica a la credibilidad de los periodistas.

Debería preocuparnos también el hecho de que hayan creído necesario recurrir a la historia de la ruptura de ‘Brangelina’ para conseguir que el lector lea un reportaje de investigación política. Pero eso es otro tema.

Estándar

¿Periodismo?

“Aberrante”. Así califica el diario publico.es la noticia publicada por el diario alerta digital en el que se informa sobre el reciente embarazo de la actual alcaldesa de Barcelona, Ada Colau.

ada-colau

El desafortunado titular ya nos adelanta lo que será una noticia totalmente sacada de contexto y con un claro interés de criminalizar al colectivo feminista que defiende el aborto tachándolas de “perroflautas españolas”. Parece una broma pero no lo es. Las redes sociales se han inundado de publicaciones y comentarios en contra de este diario digital.

Pero indagando un poco más sobre este medio no nos sorprende este tipo de informaciones, ya que, según el diario publico.es, el pasado marzo la Comisión Antiviolencia propuso multar al medio con 60.000 euros por las expresiones que utilizaba el programa La Ratonera, emitido en alerta digital, para calificar a vascos y catalanes. En concreto la frase del conductor del programa, Armando Robles, era “¿Dónde metemos a esos 70.000 cerdos, vascos y catalanes, que van a acudir a la final de la Copa del Rey a degradar los símbolos de nuestra nación?”.

 

Estándar

La manipulación a través del lenguaje en la prensa escrita

El pasado miércoles un grupo de estudiantes boicoteaban una conferencia de Felipe González, expresidente del Gobierno, y Juan Luis Cebrián, presidente del Grupo Prisa y editor de El País, en la Universidad Autónoma de Madrid.

Lejos de condenar o no la manifestación y de debatir si está en juego el derecho a la libertad de expresión de los universitarios, queremos analizar el tratamiento que han hecho los medios de comunicación del suceso partiendo de dos ejemplos:

Esta imagen, compartida en Facebook por la página ‘Muy Bastas’, suscita la siguiente reflexión: las palabras que se eligen para describir una realidad y el uso que se hace del lenguaje influye mucho en la interpretación que se hace de la misma.

14725651_1799076643705102_5822537764486949499_n

Imagen: Facebook de ‘Muy Bastas’.

En el primer caso vemos cómo El País tacha de “violentos” a los estudiantes por boicotear la conferencia de González y Cebrián. Este último, recordamos, editor del periódico mencionado. En el segundo caso, se produce un episodio de homofobia que termina en una agresión a dos jóvenes. Aquí el sujeto del titular es “una decena de personas”.

¿Es más grave el suceso que describe el tuit de El País que el que describe La Sexta? ¿Si Cebrián no hubiese sido el editor de El País, hubiesen utilizado esos términos?

El segundo ejemplo al que recurrimos es este artículo de eldiario.es en el que se analiza el tratamiento que le han dado al boicot los principales periódicos españoles. En sus portadas y editoriales han comparado la manifestación con el terrorismo de ETA, el fascismo y el golpe de Estado. ¿Es ético que la prensa haga estas comparaciones?

Estándar

Violencia de género en los medios

016

Si sufres maltrato, llama al 016/ Foto: El Comercio.

En lo que va de año ya han sido 34 las mujeres asesinadas en este país por violencia machista. Los medios de comuniación juegan un papel muy importante en la difusión de estos casos en la sociedad. Por eso, algunos movimientos feministas en las redes sociales demandan la actualización de un código para el tratamiento de este tipo de informaciones para concienciar a la población y comenzar a educar desde la igualdad.

En primer lugar, la figura del maltratador no debe representarse como la de un enfermo. De esta manera se victimiza y se quita parte de culpa al acto de violencia. Un maltratador no es un enfermo mental, es un machista.

Tampoco debemos utilizar la frase “una mujer ha muerto”. Las mujeres que han muerto por violencia de género no han muerto, han sido asesinadas a manos de hombres, por lo tanto, la relidad será “un hombre asesina a su mujer” o “una mujer es asesinada”. Los periodistas debemos utilizar el lenguaje de manera que la realidad sea contada tal cual es y el público la entienda.

Por último, concienciar a la población es una tarea aún pendiente para los medios. La raíz del problema es una sociedad machista que debe caminar hacia la igualdad total entre hombres y mujeres.

 

Estándar